Y tu mamá también


“La vida es como la espuma, por eso hay que darse como el mar”.




Me gusta mucho Y tu mamá también. Me gusta todo lo que muestra, todo lo que dice. Me gusta lo que dice sin decirlo. Lo que dice y resulta molesto. Creo que llega incluso a ser una película dolorosa. Que esconde bastante bajo esa capa de superficialidad charolastra, y el disfraz de teen movie.

La historia de cuando vi en el cine la película es bastante graciosa y fue demasiado incómoda. Estaba con mi familia de vacaciones en Acapulco y a mi madre se le ocurrió que sería bueno que fuéramos al cine, y que podríamos ver Y tu mamá también, ya que todo mundo hablaba de ella. De modo que nos metimos al cine, y no sé cuáles hayan sido los pensamientos de mi madre a media película, sobre su ahora, no tan increíble idea. ¡Cómo habíamos pagado por ver semejante porquería!

Creo que México está bastante bien reflejado en la voz en off de Daniel Giménez Cacho, que nos pincha preciso para señalar esas cosas que nos duelen, esas cosas que a veces preferimos no ver. Que conocemos de sobra, pero preferimos no mencionarlas.

Para empezar, los nombres de los 3 protagonistas son apellidos emblemáticos en nuestra historia. El amigo rico Tenoch Iturbide, el amigo jodido Julio Zapata y la española, detonante de todo, Luisa Cortez. 

Pienso también que es una especie de Manual de sexo. Que si pones atención puedes resultar bastante bien aleccionado. Por Luisa claro está, que los dos charolastras representan mucho de la estupidez masculina (la masculinidad basada en el tamaño del pene, las promesas de fidelidad o por sexo, o el querer conocer detalles del sexo con otro). Sentencia Luisa Cortez: “debéis hacer del Clítoris tu mejor amigo”, o “hay que saber comer el coño, que no es como si te estuvieras comiendo un pollo”, o aquello de insertar gentilmente un dedo en el culo, quien lo hubiera dicho.

Qué adolescente u hombre joven no ha fantaseado con una mujer mayor: con una maestra o una amiga de la familia. Quién no ha deseado ser adiestrado en las artes amatorias por una mujer experimentada. Quien no ha construido sueños de faenas sexuales increíbles. Sobre todo si se trata de Maribel Verdú, si ese mujerón es Maribel Verdú. En mi caso, debo decir, sólo fueron fantasías.

Por lo anterior, también creo que es una película para hombres. Me refiero a que como hombre la disfrutas más, porque ahí estás, en ese espejo te estás reflejando, en mayor o menor medida. Recuerdo que varias amigas me dijeron que no les había gustado. Y es que Cuarón nos desnudó, nos mostró en toda nuestra repugnancia, que transpira sexo; en esa lujuria excesiva y utópica del “todasmías”. Ese hombre que miente e inventa cualquier cosa con tal de conseguir lo que quiere, que finge en su afán seductor, aunque resulte risible.

Y bueno, aquí está el manifiesto Charolastra:

1. No hay honor más grande que ser un Charolastra.
2. Cada quien puede hacer de su culo un papalote.
3. Pop mata poesía.
4. Un toque al día, la llave de la alegría.
5. No te tirarás a la vieja de otro Charolastra.
6. Puto el que le vaya al América.
7. Que muera la moral y que viva la chaqueta.
8. Prohibido casarse con una virgen.
9. Puto el que le vaya al América (se repite, por que es reputo el que le va al América).
10. La "neta" es chida pero inalcanzable.



Entradas populares de este blog

La pruebita del amor

Vacíos

Mi libro