domingo, 29 de marzo de 2020

la tertulia

También hay deseos profundos:

Hacen falta unos mojitos
vete por la yerbabuena
los preparo antes que llegue
mi querida tía Chabela,
no se vaya a encabronar
de esperar se desespera
y luego Lupe le sigue
y entonces te pendejea.
Los limones ve exprimiendo
ya llegó la yerbabuena
ahí tengo bacardí añejo
ese ron con todo queda.
Guárdenle un poquito a Toño
ya saben que tarde llega.


miércoles, 25 de marzo de 2020

de los días que pasan...

Marzo 18
Hay veces en que me gustaría creer ciertas cosas; porque soy cursi, porque soy imbécil, porque soy humano, y las puertas del hubiera son tan anchas.
Darme cuenta una y mil veces que la vida no es justa no basta, sorprenderme deseando que lo fuera, una ilusa perversión; pero me hubiera gustado tanto que lo fuera contigo.
Que tu modo de vida justo y caritativo te evitara lo que malviviste tus últimos días. Despojada de tu dignidad, con tu desnudez expuesta, comunicándote con señas como un bebé, siendo regañada como niña desobediente.
Teniendo que escuchar las necedades de todos y sus estúpidos pensamientos. Yo, no tú. Tú no sé qué pensarás al oírlos.
Esta no era forma de morir. No lo era para alguien que vivió como tú lo hiciste.



Marzo 21
Todo tiene sentido. Al menos para mí. Un sentido retorcido y patético, pero al fin sentido. ¿A qué dios le pides? ¿A qué dios le rezas? ¿A qué santos te encomiendas? No existen. Pero tú decidiste creer el cuento aquel. Ese que nos enseñaste y del que para tu pesar todos tus hijos renegamos.
Si creo que la vida no es justa, ¿por qué habría de serlo contigo? Eres especial, pero, eso qué.

No me está gustando tener razón, a pesar de que me gusta tanto.


Marzo 22
Y resultó que no éramos tan distintos (tenía su lógica, podíamos hablar).
El ateo y la creyente, el fodongo y la pulcra, el vulgar y la propia, el pasguato y la veloz, el disperso y, la decidida, la proactiva, la hábil. Agua y aceite te dije no hace tanto en unos versos.

Pero sabes, nos parecemos mucho más de lo que los dos creíamos.

Y ya no te hablé de ello. Sé que no te habría gustado escucharlo. Se supone que me parezco a mi papá.



Si de por sí despreciaba a tu dios. Bueno, no se puede despreciar lo que no existe. Lo que realmente desprecio es la religión católica. Desprecio toda la idea que gira en torno suyo. Lo sabías, aunque fingías no hacerlo. Todavía me hablabas de él y te hacías la sorprendida cuando te decía, te explicaba una vez más que no me creía esos cuentos.
Ahora, luego de escuchar tanta mierda (para mí eso es) lo desprecio todavía más. La verdad no creo que te extrañe saberlo. Me conoces, a pesar de que no te guste lo que soy. Pero esto soy.
Creo que nunca te dije que me hubiera gustado parecerme más a ti. Al menos eso pensaba antes. Ahora no pienso eso más. Soy esto nos guste o no.

Al menos me diste ESA satisfacción, tan necesaria como egoísta, y te lo agradezco con el alma. La necesitaba, no me imaginaba cuánto.

Los días siguen pasando. Yo sigo esperando que nos dejes mientras duermes, tranquila, en calma. Sin nada salvo paz.


lunes, 23 de marzo de 2020

mar en calma

Es muy fácil hablar de lo que no se sabe, de lo que únicamente se supone, de lo que se cree. De lo que uno cree que uno haría porque uno es un tipazo, faltaba más. De cómo a uno se le hace que son o serían las cosas. Porque en el mundo de los asegunes cualquiera puede decir cualquier cosa.

Si algo he hecho mucho estos últimos tres años, además de leer, es hablar sobre mí. Visto desde cualquier perspectiva, un lujo al alcance de muy pocos. Comenzando porque este asunto de hablar sobre uno mismo luego de voltear a verse, es, al menos desde mi perspectiva, recorrer un laberinto. Hay que ir atrás, adentro, a los lugares tapiados y a los llenos de telarañas; andar a tientas un lugar desconocido. 

Y luego está la escritura. La escritura que sana. La escritura que deja salir eso otro que está ahí y busca la manera de hacerlo. O que da una vuelta necesaria sobre el mismo asunto que no termina por terminarse, y que tal vez nunca lo haga; pero sobre el que era tan necesario dar todas esas vueltas que en algún momento parecían no tener sentido ni llevarte hacia ningún lado. Y entonces escribes lo que sientes, y entonces escribes versos, y entonces pasan cosas.

Y la cosa es que así, paso a pasito, tu alma se va curando, o al menos va tomándose un remedio que por lo menos no cava más profundo los huecos que cargas contigo. Y sin darte cuenta, por arte de una magia que creías inexistente, tu alma ya no es la misma. 

Y entonces, en este momento tan caótico, yo estoy tan tranquilo. Tratando de hacer lo que pueda y esperando que mi madre ya no sufra.

viernes, 20 de marzo de 2020

los enigmas de las letras

Estos últimos meses han sido de poca actividad escrita. Me cuesta trabajo ponerme a escribir y tomar ese hilo a veces tan escurridizo al principio (más ahora) para luego limitarme a dejarlo salir, cuidando que fluya sin enredarse; como tantas otras veces. En estos meses recientes no ha sido así. 

No he dejado de escribir quizá porque mi vanidad es más grande, ya saben: lápiz, papel y vanidad. Pero supongo que a veces la vanidad juega a lo mismo que el miedo, y mueve mucho más de lo que imaginamos. La cosa es que la molesta pelea entre el querer y no querer escribir y el hacerlo a medias está ahí, aquí.

Siempre traigo una libreta y una pluma conmigo por si acaso aquella caprichosa musa me quisiera dar una caricia, un roce o algo más. Porque sé que hay ideas más caprichosas que la mujer que más, que si no se toman en cuenta no vuelven a tu cabeza, así que hay que escribirlas cuando asoman la cabeza. 

Estaba en un sanatorio con mi madre, y no recuerdo por qué la conocida idea me golpeó buscando algo más: los pozos siempre se tapan después de ahogados los niños (después de ahogado el niño se tapa el pozo). Dieciséis sílabas, me acomodan los octosílabos, quizá un romance

Abrí la libreta y saqué la pluma, los demás versos no tardaron en alinearse y salir ordenaditos, como si lo tuvieran muy bien planeado. Y así quedó el poema, sin borrones, sólo un cambio en el orden de las palabras en un verso algo rebelde. 

Por la mañana, le había escrito aquellas palabras a mi madre en menos de diez minutos, poco antes de salir para el sanatorio. 

Así los enigmas de las letras.

En los días más recientes he publicado bastante comparado con los primeros días del año. También he escrito más versos luego de los que aquí cito. Las letras necesitan salir.



miércoles, 18 de marzo de 2020

...

Es otro montoncito de días grises
en este transitar desmejorado
el porvenir parece mutilado
se ven tan lejos los soles felices.

Se empiezan a borrar las cicatrices
quizá mi corazón esté aliviado
aunque posiblemente anestesiado
al verse en medio de tantos matices.

Pues viendo cara a cara lo indeseable,
viviendo aquellos dramas de la tele
mas todos sin las pausas comerciales.

Es tan horrible ver cómo te duele
sufriendo esas arcadas que cual sable
te van quemando los signos vitales.

lunes, 16 de marzo de 2020

los días que pasan

Han sido días difíciles. Mi madre está cada día más débil, y pienso yo que más cerca de la muerte, pero se niega a creerlo. De hecho todos menos yo se niegan a creerlo. Estoy cansado de escuchar a sus hermanos que todo va mejor y que va mejorando cuando la realidad dice lo contrario, y si de por sí detesto la religión ahora mucho más después de escuchar tanta estupidez. Me quedo callado. Pienso al menos no darle el disgusto de escuchar mis blasfemias y quejas, pero es complicado escuchar tanta basura y callar por respeto. Es prácticamente imposible hablar sobre una muerte digna y resignación frente al cerco ideológico que espera la labor de ese amorosísimo dios. 

Que sea lo que dios diga, me pongo en sus manos, dice ella en sus apenas audibles palabras. Yo sé que mi padre dios me va a curar porque me quiere mucho. ¿En verdad es tan difícil darse cuenta que todo lo que hizo en su vida lo consiguió por su esfuerzo, terquedad y dedicación?

Y puede que yo sea un hijodeputa insensible pero más bien creo que tres años de psicoterapia no han caído en saco roto. Y escuchar a su doctora me pareció definitivo, la señora no sabía ya qué decir, no sabía ya qué hacer, no supo qué responderme cuando le pregunté qué haríamos después de que nutriéramos su cuerpo, qué haríamos con el cáncer que, sigue ahí, supongo yo que creciendo. Bueno, al final dijo que pudiera ser que los imanes que le estamos poniendo lo curaran. Por dios.

domingo, 15 de marzo de 2020

Los muertos no tienen facebook

Los muertos no ven tu facebook
ni les importa siquiera.
Aunque escribas lindas cosas 
para aliviar tu conciencia.
Porque el dolor de los vivos
a los muertos nada afecta,
y tus arrepentimientos 
dentro de tu alma se quedan.

Mas escribir apacigua
los fantasmas que te queman
que te alteran las entrañas
y te joden la cabeza;
todos los remordimientos
que te recorren las venas
y que esperas que al teclearlos
mates eso que te altera.

Quieres que todos se enteren
cuánto amaste al que nos deja.
El amor hay que exhibirlo
la vanidad siempre juega,
que sepan cómo lo amaste
no ignoren cuánta es tu pena.
Mas no tienen face los muertos
y les vale lo que muestras.