de homenajes


La semana pasada murió Gabriel García Márquez, a principios de año lo hizo José Emilio Pacheco. Dos grandes escritores latinoamericanos, que gozaron del reconocimiento público y de los conocedores. Que nos han brindado, en mayor o menor proporción, buenos momentos, a quienes nos gusta leer.

En estos “tiempos facebookeros” (y de todas las demás redes sociales), son muchos los que lamentan su partida, los que hablan de la pérdida que sufrió la literatura y el mundo. Que exhiben públicamente cuanto lamentan la partida de estos grandes escritores. Aunque también he visto lindos homenajes, sinceros y sentidos.

Ambos, ya de “edad avanzada” (me gustó este eufemismo para ponerlo aquí, jajaja), habían creado sus mejores obras, y, afortunadamente, habían también sido reconocidos por ello.

El mejor homenaje que les podemos hacer, como ya muchos han dicho, es leer sus obras, o si es el caso, releerlas. Es ahí donde nunca morirán, es ahí donde vencieron a la muerte. Donde la han traspasado. 

No puedo lamentar que hayan muerto, o sentirme triste porque haya ocurrido su muerte. Porque no los conocí. No eran mis familiares, ni mis amigos, ni siquiera mis conocidos. Sí he leído y disfrutado algunas de sus obras, pero eso es todo. Sólo espero que no hayan sufrido demasiado, quienes nos regalaron tantos buenos momentos.

No lamento su muerte, agradezco su vida.

Entradas populares de este blog

La pruebita del amor

Vacíos

Mi libro