miércoles, 7 de mayo de 2014

de redes sociales


Hasta hace 10 meses no había yo participado en las redes sociales. No tengo Facebook, ni Twitter, ni ninguna de las otras redes que han surgido. De hecho, debo confesar, que no sabía que existía el Google+, que descubrí al crear el blog. Desconocía que al crear la cuenta de correo necesaria para poder publicar mi blog (gmail), me abría automáticamente un perfil en Google+, al que accedí, al ver que en la ventana de Google, aparecía un desconocido hasta entonces +Gildardo ¡Ah jijo!, qué será eso.

Pero aunque sea yo un amargado sin Facebook, no desconozco lo que ahí se publica. Aunque creo que publicar es un verbo que le queda grande a lo que comúnmente se postea ahí. Tal vez, más acertado sería decir: lo que ahí se ventila, se exhibe, se presume, se alardea, se muestra, se sermonea, etc.

Hay un tráfico excesivo de “mierda virtual”, desechos, que ya existían desde los tiempos en que el correo electrónico era el medio de intercambio; cuando ciertos contactos te atosigaban con basura, que consideraban divertida o esencial para tu vida.

Hay que decir, y todos somos testigos de ello, que la información vacía no es exclusiva de la red del señor Suckerberg, el Google+ también transporta ríos y ríos de basura virtual.

Cuando abrí el blog, alguien me dijo que iba a ser muy difícil que a alguien le interesara leer lo que escribía. No es así. También hay gente dispuesta a ser sorprendida, personas a las que nos gusta leer, aunque tampoco leemos cualquier cosa. Pero si es un porcentaje de gente bastante pequeño comparado con el total de usuarios.

Preguntaba algo frustrado un buen amigo mío: Qué hay que hacer para que alguien quiera leer lo que publico. Hay tanta basura con cientos de + y cosas que valen la pena pasan de largo.

Pero así es esta sociedad fastfood: ingerir basura sin consistencia, una tras otra, y a lo que sigue. El reino de la inmediatez y la superfluidad. Donde demasiada gente alardea sobre sus cualidades, y da consejos prestados a los demás. Paraíso de cobardes: La sociedad de las redes sociales.

Pero es también aquí, donde me he encontrado con algunas maravillosas personas. Con las que celebro haberlas encontrado.
Load disqus comments

0 comentarios