¿La muerte del cunnilingus?


-Debéis hacer del clítoris tu mejor amigo.
-Pero es que es un pedo encontrar a tu mejor amigo.
-El que busca encuentra. Y que además, no hay mayor placer que dar placer.

Y tu mamá también.


Muchas mujeres se quejan de que los hombres no nos esmeramos en el acto sexual. Que lo único que buscamos es la propia satisfacción, dejando de lado la de nuestra pareja de cama. Que hacemos oídos sordos a lo dicho tan elocuentemente por Luisa Cortéz, en Y tu mamá también. Algunos imagino, ni siquiera conocerán el clítoris, otras más tampoco, lamentablemente. (Bueno, hasta existe una muy famosa obra sobre monólogos vaginales).

Pero, existimos algunos individuos pervertidos, con una cierta fascinación por el sexo oral; como dijera mi primo Checo en una borrachera: la demostración del verdadero amor. En este caso sí, obedeciendo al pie de la letra a la señora Cortéz: no hay mayor placer que dar placer. Al menos a mí, así me lo parece.

Hay encuestas que señalan que hay un porcentaje, en unas pequeño, en otras bastante mayor, de mujeres que nunca han experimentado un orgasmo. La “muerte chiquita”, vamos. Entre prejuicios, educación ultraconservadora, miedo al pecado y no sé cuántas otras cosas más.

Pero a qué viene todo este divague. Pues al hecho, destapado por el suertudo señor Michael Douglas (suertudo por su mujer, no por su Oscar, jajaja) de que fue víctima del cáncer de garganta por practicar sexo oral, no por fumar, como muchos pensaríamos, sino por ser fan del cunnilingus. Destapó la caja de sorpresa.

Así que ésta antes sana perversión, se ha convertido en un deporte extremo, casi ruleta rusa. ¿Habrá muerto el cunnilingus?

Entradas populares de este blog

La pruebita del amor

Vacíos

Mi libro