Autorretratos


Realicé el dibujo de este payaso en 1999, la razón concreta no la sé. Simplemente me dieron ganas de hacerlo. La cosa es que fueron varios los amigos que me preguntaron si se trataba de un autorretrato, cosa que yo negué, porque nunca fue esa mi intención. Ni me había pasado por el pensamiento. Pero sí me dejó pensando en el por qué del comentario de mis amigos. ¿Soy un payaso? Podría decir que sí, porque muchas veces cuando me escuchan decir las tonterías que se me ocurren, quienes están compartiendo conmigo ríen. Me enteré hace poco que es un rasgo de mi temperamento flemático. Pienso que pudo ser por los ojos tristes.


En la Universidad editaba un periódico mural: La Alimaña, en donde además de escribir la editorial y decidir el tema de la quincena, publicaba caricaturas de maestros y compañeros. De entre ellas, también hice caricaturas mías, autorretratos. Quizá mucho menos corrosivas que las que hacía de los demás. Pienso que eso es lo natural.




La imagen de mi perfil es una acuarela del 2003, hecha a partir de la foto del título de la universidad. No creo que haya que abundar demasiado sobre ella. Somos capaces de los actos más soeces, al igual que de los más nobles.



En esta ya estoy con Gil. La foto es de unos 2 o 3 meses después de haberme separado. Porque 4 meses más tarde me rasuré, después de no hacerlo por 8 años. Es un pastel, con gises. Creo que depende del lugar en que lo mires, podemos vernos bien o vernos chuecos. O a veces lo veo bien y a veces lo veo chueco. En todo caso creo que Gil quedó bastante mejor que yo, algo más chueco.


Este, creo que no necesito explicarlo.  









Entradas populares de este blog

La pruebita del amor

Viñetas escolares

Vacíos