asuntos cotidianos



La semana pasada se dio a conocer un audio en el que el más alto funcionario del instituto electoral mexicano (INE) se mofaba a carcajada suelta de la forma de expresión de un líder indígena mexicano. La anécdota no debería sorprender a nadie, éste es un país inminentemente racista y clasista.

Éste país en el que el color de tu piel es tan determinante, en el que cuando se te quiere ofender se te llama “indio” o se te dice que parece que “te bajaron del cerro a tamborazos”, en el que personas con estudios universitarios que utilizan palabras como “tergiversar” o “satisfació” se burlan de regionalismos como “haiga” o “naiden”, éste bello país del “está bonita aunque esté morenita”.

Las disculpas ofrecidas –completamente por obligación, no sé cuánto de eso lo sienta en verdad este tipo– son el trámite que sigue al agravio, que como he dicho en otra ocasión (el valor de una disculpa), no creo que sirvan para un carajo. La ofensa ya la hizo, y lo que piensa de los indígenas ya lo expresó, con toda su honestidad.

¿En verdad alguien se sorprende por lo dicho por el desprestigiado funcionario?


Acompaño mis berridos con un claridoso soneto de mi compañero y colega Gonzalo Reyes:

Los cargos no se heredan Delegada.
No son su patrimonio, entienda eso
si tanto le ha gustado el hueso
invierta a plazo fijo su mesada.

Un consejero tonto se ha burlado
de los indígenas de México.
Habría que decirle con buen léxico
que tamaña idiotez lo ha encuerado.

Y no quisiera más tocar el tema
pero se empeñan ciertos comediantes
—que solo maman del sistema—

en exhibir su mezquindad.
Sin el menor pudor estos “diamantes”
van confiscando toda voluntad.

Entradas populares de este blog

La pruebita del amor

Vacíos

Mi libro