viernes, 28 de febrero de 2020

hablando

Creo que es absolutamente liberador poder hablar sin ningún tipo de filtro, sin ninguna pena ni temor por decir algo que no deba ser dicho; poder hablar de tu oscuridad, o de la parte que conoces, recibiendo por respuesta información que te permite continuar armando tu rompecabezas. 

Aunque es bastante complicado poder llegar a ese nivel de sinceridad luego de demasiados años archivando cosas y aprendiendo a fingir. Es algo muy complicado, dejar fuera de la puerta los prejuicios y las vergüenzas, que se resisten a irse y que al día siguiente puedes encontrar instalados como si nada hubiera pasado.

Es tan placentero hablar y hablar y hablar sin sentirte juzgado. Hablar e intentar desentrañar eso que acabas de sacar de quién sabe dónde, eso que creías haber olvidado, eso que salta y se muestra sin pudor.




3 comentarios:

  1. Sé tú el diferente. Sé tú el que escucha sin juzgar. Sé tú la persona que quisieras encontrar en otro. Seamos ese pequeño milagrito para el resto.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Es muy difícil ser uno mismo y mostrar la parte oscura. Cuando se hace, cuando se le pone palabras, es liberador, pero hay que saber hacerlo en su momento y con quien sea capaz de enntenderlo.
    Un gran abrazo y beeeso, querido Gildo.

    ResponderEliminar
  3. Sólo descubrir qué criterios y desde qué emociones hemos guardado y clasificado nuestros recuerdos puede ser un enorme avance. Creo que no hay nada más sanador que una conversación del (con) alma.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar