La negra espalda del tiempo




Creo no haber confundido todavía nunca la ficción con la realidad, aunque sí las he mezclado en más de una ocasión como todo el mundo, no sólo los novelistas, no sólo los escritores sino cuantos han relatado algo desde que empezó nuestro conocido tiempo, y en ese tiempo conocido nadie ha hecho otra cosa que contar y contar, o preparar y meditar su cuento, o maquinarlo.

Estas son las primeras palabras con las que comienza a contar Javier Marías en “Negra espalda del tiempo”, el primer libro que le leí y en el que me enamoré de su forma de narrar, de su forma de escribir.

Supe de su existencia en la columna “Carta de Madrid” que escribía en la revista “Letra libres”, en la que me complacía leerlo cada mes. Llegué a sus letras por una casualidad, una de esas afortunadas casualidades. Desconocía por tanto que se trataba de un gran novelista poseedor ya del Rómulo Gallegos.

Así que cuando sin buscar encontré un libro suyo, no dudé en comprarlo. Y habiéndome insertado entre las páginas que va narrando, me dejé llevar por su “envolvente prosa”. Por alguna razón me gusta esa forma rebuscada que tiene para decir las cosas.

En las páginas de “Negra espalda del tiempo” Javier Marías es el narrador y el escritor al mismo tiempo, en ellas conviven lado a lado sus anécdotas personales con las de personajes singulares que de alguna manera se han cruzado en su camino; gestado todo esto de la suposición de la gente de Oxford (universidad en la que impartió clases) que se veían reflejados en su novela “Todas las almas”, creyendo estar retratados en el libro.

La negra espalda del tiempo es acaso el tiempo vuelto, en el sentido de volver o regresar, acaso también en el sentido en que decimos "volver una prenda de vestir" para verle los pespuntes o la trama a un tejido. O es el tiempo ido, alejándose su espalda. Lo no venido, esto es lo no llegado, lo no sucedido, lo no existido.

Dice Marías que no es esta una novela biográfica o unas memorias, que es en todo caso una falsa novela. Si no es una novela, no sé lo que es. Pero de que es un gran viaje literario, lo es. Al menos en mi opinión.

Entradas populares de este blog

La pruebita del amor

Vacíos

Mi libro