jueves, 8 de octubre de 2015

Reflexiones de un bloguero



No sé si todo el que tiene un blog es un bloguero (que algunos prefieren bloguer, ya que las palabras en inglés a ciertas personas les suenan más cool), pero sí sé que no todo el que escribe es un escritor.

Que hay quienes son blogueros y escritores, quienes sólo son blogueros y los que son escritores (narradores o poetas, o ambos): a quienes el blog sirve únicamente (no únicamente) como soporte para sus textos.

Pero bueno, compartimos todos estancia en la blogósfera, particularmente en Google. Por ahí deambula el blog con más faltas ortográficas al lado del blog del bloguero que más divertido escribe. El del escritor consagrado junto al del principiante.

Hasta antes de abrir el blog tenía casi nulo conocimiento sobre los asuntos que se mezclan en ellos. El mejor –descubierto con gran felicidad– es la gran amistad que se puede dar entre blogueros (me refiero a propietarios de blogs), quienes al estar pendientes de tus escritos, te llegan a conocer mejor que tu familia, ya que en estas líneas uno vuelca todo tipo de pensamientos, recuerdos, deseos y frustraciones.

Esta pequeña reflexión es para ustedes, los que me han descubierto a través de lo que escribo, a quienes he llegado a querer y son parte importante de mi vida, aun si no escriben un blog.

Gracias.