Diarios

A principios de año comencé a escribir en una libreta, escribo los recuerdos que tengo de mis años infantiles en el campo de beisbol

Quería recordar el motivo exacto que me llevó a tomar esta determinación, pero es algo que no recuerdo. Sólo sé que me dieron muchas ganas de ponerme a escribir algo a mano y de adquirir una o varias libretas para emprender el asunto.

Gastando tiempo en una librería, me sentí profundamente atraído por libretitas muy coquetas, pequeños cuadernitos con la finalidad de que uno vuelque sus pensamientos o lo que sea que uno quiera plasmar en ellos. Me resistí a comprar alguno, todos me parecieron muy caros. Había algunos con ciertos motivos comerciales, eran los más llamativos y los más caros también.

Pero no me pude resistir a un diario titulado “100 reasons to panic about getting old”, el virus del consumismo se alió a mi deseo por adquirir algo en lo que escribir manualmente. Me hice con el cuaderno. Un regalo por navidad.


Días después fui a una tienda especializada en artículos de papelería para adquirir una pequeña libreta de bolsillo y una pluma que le hiciera mancuerna. Compré un pequeño block con un forro al que se le pueden reponer las hojas y un pequeño bolígrafo con sus respectivos repuestos, que puedo guardar sin riesgo en el bolsillo de mi pantalón, mide unos 5 centímetros y tiene tapa.


También compré un cuaderno de forma francesa (así lo llaman acá), que posteriormente forré con ilustraciones de películas, en el que me dispuse a escribir lo que he titulado provisionalmente “Diarios de beisbol”. Además de hacer las memorias de mis días beisboleros he dibujado algunas ilustraciones de lo que creo recordar.


Creo que será una linda herencia para mi hijo.


Entradas populares de este blog

La pruebita del amor

Vacíos

Mi libro