La violación más poética


Deberías, si fueras prudente, tenerme miedo, sobretodo en este día aciago de sabor a vencido. Cerrar bien puertas y ventanas, acompañarte siempre de un amigo, hacer caso a tu madre cuando pide que no andes nunca sola. Porque no vaya a ser que dé rienda a mi animal instinto, que me pide tomarte, si es preciso por la fuerza. Pactar con Satanás poder ser el aire que escape por la rendija a las ventanas cerradas y te posea de pies a cabeza, haciendo escala prolongada en tu pubis, porque no me ha bastado ser el aire que respiras.

Y después llorando me arrepienta de mis actos. En una primera instancia, porque era la única forma de ser tu dueño, la única forma de consumar nuestro amor. La obsesión que eres para mí.

“Hoy ten miedo de mí” es quizá la canción más conocida y puede que igual la más querida de Fernando Delgadillo. Es esa canción que como el incoloro individuo que ama en secreto entonas pensando en esa amadísima mujer que o no te conoce o no tiene intenciones de ser algo más que tu amiga, si es que has tenido suerte suficiente y puedes vivir momentos cerca de ella. Pero también es entonada por la chica, que espera que sea el bastión tras el que ese hombre creído perfecto esconde el amor y la pasión por su persona. Que él sea el vil intruso no suena mal.

A mí me gusta mucho, narra la violación más poética que conozco.

Luego pienso en Alicia y Benigno, ella no pudo tener miedo y él la salvó. Misión cumplida.



Entradas populares de este blog

La pruebita del amor

Vacíos

Mi libro