Recuerdos de un excatólico IV



Cuando de niño iba a la iglesia a recibir lecciones religiosas o bíblicas, una de las cosas que nos dijeron y que se me grabó bien, porque todavía la recuerdo, fue que dios mismo era quien se encargaba de elegir a los hombres que tendrían el privilegio de servirlo convirtiéndose en sacerdotes: era dios quien reclutaba al personal de su empresa. Algo que sonaba demasiado lógico.

La señora encargada de estas pláticas religiosas ­–a un montón de niños ignorantes– nos contó que dios, encarnado en su clon polifacético, el espíritu santo, se le presentaba al joven elegido diciéndole que él tenía la encomienda de servirlo. Así que este hombre tenía esa gran fortuna y se enlistaba en el seminario para después poderse convertir en sacerdote. Un hombre afortunado.

Tenía toda la lógica del mundo. Dios, quien había creado el universo, escogía cuidadosamente a sus representantes terrenales.

Es debido a esto que narro, que a mí siempre me ha parecido la cosa más despreciable e indigna el abuso sexual infantil de los sacerdotes. Es por esto que detesto cuando me dicen que los hombres son hombres y tienen debilidades, pero que dios es dios y es divino. Porque se suponía que él había escogido a los buenos, a los mejores, a los de las mejores almas. Los supuestos pastores de su rebaño.


Sólo un choque cultural en mi cabeza, nada mas que eso. Luego, uno les descubre todo el teatrito y se queda pensando en cómo fue que se tragó completos esos cuentos de hadas y espíritus divinos.

Para los que no han leído los demás recuerdos:



Entradas populares de este blog

La pruebita del amor

Vacíos

Mi libro