Asuntos de memoria...



Al parecer tengo buena memoria. Me ha sido elogiada por algunas personas y al conocer el temperamento que poseo he visto que es una característica propia de este. Una buena memoria de medio pelo, nada extraordinario ni “elefantístico”. A veces me juega bromas, y eso que me parece tan claro y que podría jurar que es, no era lo que recuerdo.

Me gusta armar rompecabezas, me gusta hacer sudokus, me gusta resolver sopas de letras, me gusta jugar juegos de mesa, me gusta leer. Y se supone que estas actividades estimulan la memoria y el buen funcionamiento de las neuronas. No las hago por ello, sino porque me resultan infinitamente placenteras. Perder el tiempo dicen algunos. Cada uno lo gasta como quiere.

Por estas razones es que vanidosamente me sentía invulnerable a males como el Alzheimer. Me causa placer poner a jugar a mis neuronas, así que, cómo podría sufrir de algo así.

Vi el año pasado, mas o menos por estas fechas, “Siempre Alice” (Still Alice) –y paradójicamente había olvidado escribir al respecto– y quedé profundamente impresionado. Es una de esas historias que te tocan, te prenden con una estocada fulminante al estómago y te devuelven al presente con desazón, en un estado de angustia y desesperanza. Te sientes triste por lo que viste aunque se trate de una ficción.

El Alzheimer puede burlar incluso mentes brillantes e inquietas. Puede también presentarse antes de lo que debería. Jodido asunto.

El final de la película es brutal, pero es muy buena. Aunque no debo contarlo.


Entradas populares de este blog

La pruebita del amor

Vacíos

Mi libro