El último héroe (crónicas olímpicas)


Creo que Michael Phelps es el último gran héroe que nos queda. El gran superatleta que nos asombró con sus proezas en la alberca. Sobretodo por lo que ha hecho en esta última cita olímpica, a la que hasta hace pocos meses nadie pensaba que asistiría y de la que ha salido con 5 medallas de oro. No sólo fue a competir, fue a llevarse los juegos.

Siempre me pareció una tontería que se le juzgara de forma tan tonta por aparecer en una imagen fumando mariguana. No le veo nada de malo, podría haber estado patinando o jugando videojuegos; tomándose un tequila quizá.

Armstrong y Pistorius ya enseñaron el cobre como dicen en mi tierra. Derribaron con sus manos los pedestales donde los habíamos puesto con tanta admiración. Los hicieron pedazos.

Armstrong era el superhombre por excelencia, el triunfo de la voluntad contra las adversidades. Sólo un testículo y una voluntad de hierro eran necesarias para hacer lo pensado imposible. La caída fue estrepitosa. La vergüenza inmensa y la mancha imborrable.

El asunto de Armstrong y de mis admirados beisbolistas me deja pensando que si tuvieron que pasar tantos años para que se descubrieran sus engaños, pudiera ser que el tiempo nos traiga más decepciones y desenmascare más impostores. Puede ser que Bolt o algún otro monstruo pierdan la gloria que algún día lograron. Espero no pase, pero eso es ser demasiado optimista.

La gloria es tan grande que parece que deba llegar a cualquier costo. Como dicen por ahí: ganar como sea. 


Entradas populares de este blog

La pruebita del amor

Vacíos

Mi libro