jueves, 12 de octubre de 2017

records inservibles



Se supone que en los deportes de conjunto lo importante es el éxito del equipo, y el mayor logro es quedar campeón. Los records individuales son para beneficio del jugador que los logra y no aportan casi nada a los objetivos del conjunto. Un equipo que desciende de categoría no tiene interés en festejar a un campeón de goleo, para qué.

Pero en los deportes gringos (que tanto me gustan) siempre se premian las individualidades. En el equipo campeón se debe decidir quién fue el Jugador más valioso, el que sobresalió de los demás para poder salir avante. Generalmente gana un auto.

Los Indios de Cleveland rompieron un record de victorias consecutivas en la temporada que terminó. Ganaron 22 juegos sin perder uno sólo, lo que les alcanzó para ser el equipo más ganador de su liga. Cuando estaban próximos a romper la marca pensé: de nada les va a servir imponer un nuevo record si no salen campeones. Como a mis Atléticos no les sirvió en su momento conseguir ese logro.

Como tampoco le sirvió a los Warriors alcanzar y rebasar la maravillosa marca que tenían los Bulls de Michael Jordan, no quedaron campeones. O a los Patriotas terminar la temporada invictos si iban a perder el Supertazón.

Esos equipos sí pasan a la historia, pero del lado del libro donde se escriben los grandes fracasos. De qué les sirvió conquistar esas marcas impresionantes si no pudieron quedar campeones. De nada.

Cuando mis Atléticos ganaron 20 juegos seguidos en 2002 me emocioné con la posibilidad de un campeonato. Mucho más decepcionante aún fue perder una serie que ganaban 2-0 contra los odiados Yankees. Este año, ayer, a los Indios les pasó exactamente igual: rompieron el récord de victorias consecutivas, se pusieron 2-0 en su serie y fueron vencidos por los Yankees. La coincidencia de otro fracaso.


Si la historia se repite Yankees no será campeón. Al menos.