lunes, 18 de diciembre de 2017

Peliculeando

Aunque soy fanático de las películas animadas, de las buenas películas animadas, hay que decir, porque la cosa no es sólo ver películas "de caricaturas", y aunque podría seguir viendo cientos de veces más Ralph el demoledor, alguna del Kung fu panda o cualquiera de Pixar; Mulán, Dumbo, Aladdin o La espada en la piedra. Hace algún tiempo he empezado a ver con Gil las películas que me gustan, las que él puede ya ver. Tengo una lista enorme y un estante lleno también.

Hace ya algunos años que nos chutamos las de El señor de los anillos, le encantaron. Luego vimos todas las de Harry Potter, con mis comentarios sobre las cosas que son diferentes en los libros. Y hace no mucho vimos Danza con lobos y Robin Hood con Kevin Costner, Un gran chico, El tigre y el dragón, Dan en la vida real y El gran pez, que igual que a mí, le encantó. También ya vimos todas las de X-men :D.

Pero la que le ha gustado más fue Corazón valiente. Creía que le iba a gustar mucho pero le ha gustado más que eso. William Wallace se volvió uno de sus ídolos.

Ahí tengo aguardando La vida es bella, Cinema Paradiso, Billy Elliot y algunas otras más. Porque quiere ver el universo de Marvel antes de ver la siguiente de Vengadores. Y no ha visto muchas de ellas.

Claro que seguimos viendo películas animadas e infantiles, pero también podemos compartir mi cinefilia que se está volviendo nuestra.

Este fin de semana terminamos de ver de nuevo la trilogía de El señor de los anillos, sólo que esta vez fueron las versiones extendidas.