jueves, 31 de agosto de 2017

entre Brayanes y Messis


—Qué lindo tu hijo, ¿Cómo se llama?
—Messi.
—Pero Messi es apellido, ¿Por qué no lo llamaste Lionel?
—Porque Lionel suena muy común.
—Pero el padre de Messi es fan de Lionel Richie, por eso lo llamó así.
—¿Y eso qué?
—Ni siquiera castellanizó a "Layonel" como comúnmente hacen con "Maycol", "Yeison" o "Makiver".
—¡LIONEL SUENA MUY COMÚN DIJE!

Suena muy común y es obvio que mi hijo, por el sólo hecho de ser mi hijo, no lo es (aunque yo lo sea). Creo que esta es la premisa que mueve a muchos padres en la actualidad al buscar un nombre para sus juguetitos, digo, para sus hijos. Pero creo que hay una relación muy cercana entre aquellos que tratan a sus retoños como juguetitos y los que escogen nombres excéntricos, por no decir, ridículos, para sus vástagos.

Hace pocos días leía en el periódico que en la Ciudad de México se habían llevado a cabo más de dos mil juicios para cambio de nombre (aunque no especificaba en cuanto tiempo), muchos de ellos propiciados por el acoso que sufrían los portadores de tan peculiares motes con que fueron dotados. Pero es que una niña prietita y fea que se llame Princesa, Laidydi o Princesa Leia en este país tan racista y clasista, que vende tantos tratamientos de aclaramiento de piel, es como que quisieras que tu hijo sufriera. Quizá por aquello de que los que sufren se crecen al dolor y al sufrimiento. ¿Será?

Me dirán que cada persona está en su derecho de poner el nombre que quiera a su hijo, y yo respondería que sí y que yo también estoy en mi libertad de burlarme de lo que me dé risa. Pero en este caso no creo que un pendejo tenga derecho de joderle la vida a un chamaco que nada puede decir al respecto, y que quizá, a pesar del cambio de nombre quien sabe cuántos años después, pudiera quedarle el daño psicológico jodiéndolo para muchos más años. Y además, puede cambiar de nombre pero el apodo de la ridiculez aquella lo puede seguir persiguiendo hasta que muera.

O luego el coraje de aquel padre: qué tal que el tal Messi le va al Madrid.