martes, 20 de marzo de 2018

depósito lleno



Dentro de un bote lleno de utopías
donde están enterrados varios sueños
como ese de cobrar dando batazos
o aquel otro de fama por un filme.

Rincón de parasiempres arrumbados
y promesas quebradas doloridas,
un intacto perfume a amor platónico
junto a las vírgenes del desencanto.

Ahí tendrán que estar mis fantasías,
los castillos de naipes que he creado
las mentiras que visto de verdades;

lo que invento y me creo contra todo,
huecas y extrañas todas mis quimeras,
las que duermen tranquilas junto a mí.

A Erik González



Un soneto blanco (sin rima), con la mano de Morgana de guía.