lunes, 10 de octubre de 2016

Otro soneto.


"Enfrentamos la vida con torpeza"
siguiendo dogmas torpes y caducos
con la fe cimentada en burdos trucos
que de la vida ignoran su simpleza.

Con trampas y chapuzas coexistes
tratando de escalar la gran montaña
mas sin inteligencia, sólo maña,
disfrazamos de logros los despistes.

Habría que cambiar los paradigmas
con que nos amaestraron cual borregos
repitiendo procesos caducados.

Hacer la diferencia sin estigmas
y dejar fuera todos los apegos:
qué importa si así fuimos educados.



Todo mi agradecimiento a Isabel Reyes, a Silvio Manuel Rodríguez y a Silvana Pressacco, además por el primer verso.

De Ovidio Moré:

Estamos incompletos, cuate Gilo,
porque Dios (alfarero con el barro)
nos hizo sin maldad. Tirar del carro
nos convierte en puñal de doble filo.

El mundo se enfermó y ese bacilo
aún no tiene cura, es un catarro
que ataca de primero a bocajarro
y luego te corroe con sigilo.

Y vamos como perros penitentes
esperando a que el amo nos dé el hueso,
a veces hasta estando inapetentes.

Convertidos en títeres de yeso
los de arriba nos castran, e indolentes
quedamos a lo largo del proceso.