lunes, 29 de mayo de 2017

Una oportunidad



Hay muchas razones por las que esta película me gusta mucho, pienso que los que me leen y han visto la película pueden adivinar algunas de ellas, o quizá todas.

Me gusta porque soy cursi y porque me gusta cantar. Me emociona porque es una historia real que con mayor o menor precisión sucedió. Me gusta porque me identifico en cierta medida con el protagonista. Me gusta porque es una historia bien narrada.

Creo que mi parte favorita de la película es cuando unos momentos antes de comenzar su presentación ante la audiencia de Britains have talent, la madre de Paul comenta que sería muy bueno que él no fuera como es (tímido, temeroso, inseguro), que eso lo ayudaría muchísimo en su actuación. Su esposa le responde que si fuera diferente, no sería él. Esa es una verdad lapidaria. La interpretación posterior redondea la secuencia y llama a las lágrimas.

Y ahí está la clave de la vida. Eso creo. Convivir con gente que te aprecie a pesar de conocerte. Con gente que no quiera cambiarte porque para bien o para mal esas cualidades y defectos son la esencia de tu persona.

Y escuchar Nessun dorma es sublime.