jueves, 7 de septiembre de 2017

¿Constancia o mediocridad? (La pasión futbolera III)


Sólo hay tres selecciones nacionales que se han clasificado a la segunda fase de los campeonatos mundiales de futbol en todos los torneos a partir de 1994 (Estados Unidos 94, Francia 98, Corea-Japón 2002, Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014). Estos tres equipos son: Alemania, Brasil y México (están por orden alfabético, no se vaya a pensar que por jerarquía futbolera). Los tres equipos ya se clasificaron para Rusia 2018.

La cosa es que a pesar de lo que implica un logro de este tamaño México es el único de estos tres equipos que no ha sido campeón, y tristemente para los descendientes de Cuauhtémoc, nuestro equipo no ha podido avanzar en ninguno de esos torneos del partido de octavos de final (nos eliminaron Bulgaria, Alemania, Estados Unidos, Argentina dos veces seguidas y Holanda). En este país se sigue añorando el dichoso y latoso "quinto partido"; bueno, creo que se añora más que el regreso de Jesucristo.

Para alguien de mi edad o más chico (nací en 1980), que comparta como yo la irracional pasión futbolera, nunca hemos visto a nuestro equipo jugar un partido de cuartos de final (yo recuerdo el contexto del mundial del 86 pero no tengo memoria alguna de algún partido).

Dos datos para frustrarnos más (sí, más):

Francia, Italia y España fueron eliminados en la primera ronda en los mundailes de 2002, 2010 y 2014 respectivamente, siendo la vergüenza de sus aficionados, pero (en este caso el pero vale demasiado) se habían coronado campeones en el torneo anterior. Como campeones reinantes no pudieron avanzar a octavos de final en el campeonato siguiente al de su título. ¡Qué fracaso! Pero fueron campeones, CAMPEONES.

En 2002 Argentina no pudo clasificarse a octavos al no poder sobrevivir al llamado grupo de la muerte, junto a Suecia, Nigeria e Inglaterra. Mientras que nuestra querida selección mexicana quedó primer lugar de ese nefasto grupo en el Mundial del 94, imponiéndose a Italia, Irlanda y Noruega (los cuatro equipos obtuvieron 4 puntos y tuvieron la misma diferencia de goles pero México quedó primero por haber anotado más goles (3)). Pero ser primero de grupo y enfrentar a un tercero no fue suficiente para que el equipo tricolor que supuestamente tiene mucho corazón avanzara más allá de los octavos de final; lugar del que no se ha podido mover desde 1986, en suelo propio, quizá inspirados por La chiquitibum con la bendición de la virgen Lupita.

¿Qué pasará en la siguiente Copa del mundo? No sé, pero ojalá pase algo diferente a lo que ha pasado los últimos 24 años.